Voices e / Magazine / Barrios

 

NR-V: En sus fotos además de retratar a las personas hay otros elementos que usted incluye en su composición. ¿Cómo hace esa selección?

DC: En esta colección de fotos, hay que tener mucho instinto. Yo retrato a una persona porque esa cara tiene algo que decir. En esta muestra hay una intención de relacionar la cara de la persona retratada con su oficio. De manera que cuando tú veas la cara de la persona te dé una idea de una historia que tiene que ver con el oficio. La foto tiene que hablar por si sola logrando identificar a la persona. Se identificaron los diferentes sectores de Santa Cruz -la caña, la construcción- y se fue relacionando cada foto con cada sector para tener una foto que abarque lo que es ser puertorriqueño en Santa Cruz. En la década de los ochentas, los hijos de los puertorriqueños estaban dejando las escuelas y se estaban identificando con otros sectores de Santa Cruz. Como por ejemplo se identificaban con los rastas, Bob Marley y estas cosas. Lo que me preocupó, y me motivó a hacer esta exposición. Es que me di cuenta que los jóvenes puertorriqueños estaban pasando por una situación de identidad. Yo creo que es importante que estos jóvenes crearan conciencia de que esta gente llegó aquí sin nada y llegaron aquí a contribuir a una sociedad. Yo quería que las nuevas generaciones entendieran eso para que pudieran continuar con sus tradiciones y lo extendieran al futuro para crear una identidad puertorriqueña aunque estén en el exilio. Por ejemplo, aquí tú ves un carro y te le ponen la bandera de Puerto Rico. En la antena, le ponen la bandera. En los cristales, ponen bandera pero tú les preguntas y ellos dicen que son portocrussians. Yo creo que se puede gozar de las dos culturas sin abandonar la tuya.

NR-V: Hablando de eso precisamente…aquí hay muchas personas que dicen que son portocrussian ¿Qué es eso?

DC: Un portocrussian es un individuo de raíces puertorriqueñas que nació en Santa Cruz. Por ejemplo, mi esposa y mis hijas son portocrussians porque nacieron aquí pero mi hijo nació en Puerto Rico. Ese es un puertorriqueño pero como vive aquí es un papa.

NR-V: ¿Cómo era la interacción entre los puertorriqueños y los cruceños?

DC: La relación con los nativos de Santa Cruz siempre ha sido buena aunque hemos vivido la discriminación de parte de alguno de ellos. Yo creo que ellos resienten el hecho que nosotros siendo de habla Hispana nacemos ciudadanos americanos y no tenemos necesidad de pasaporte como ellos. Ellos también resienten el hecho de que hablemos español en público. No sé cuáles son sus razones pero, de que se discrimina, se discrimina. Los más que sufren son los puertorriqueños de escasos recursos cuando tienen que visitar agencias gubernamentales y aquellos que no hablan inglés. Las cosas han mejorado, pero todavía se cuecen habas.

NR-V: ¿Qué ajustes usted tuvo que hacer cuando llegó aquí?

DC: Bueno, el ajuste más grande que he tenido que hacer es aceptar un hijo que no quiere hablar español. Eso para mí es muy difícil de entender. Él está muy consciente de que es puertorriqueño. Eso yo se lo digo todo los días. “Tú no eres mejor que nadie pero nadie es mejor que tú. Tienes que vivir con eso”. Él nació en Puerto Rico. Él es puertorriqueño y los puertorriqueños son su gente.