Voices e / Magazine / Barrios

 

NR-V: ¿Quiénes colaboraron con usted en esta exposición fotográfica?

DC: Bueno … Bob Rabin colaboró conmigo. También trabajó conmigo Benjamín Rivera que fue un maestro de humanidades mío, pero el material de Benjamín es de él porque él lleva años investigando sobre Vieques.

NR-V: ¿En qué consistió esa exhibición fotográfica? ¿Había otro tipo de documentos para complementar las fotografías?

DC: Bueno además de las fotos nosotros documentamos lo que estábamos diciendo. Presentamos evidencia de las historias que nos contaban. Yo fui a los cementerios locales a retratar las tumbas. En Vieques hicimos lo mismo. Fuimos hasta el Congreso a la biblioteca.

NR-V: ¿Y en esa investigación en la Biblioteca del Congreso qué encontraron?

DC: Encontramos pasaportes. Nos dimos cuenta que, antes de que los puertorriqueños viniéramos a Santa Cruz, personas de Saint Thomas y Santa Cruz inmigraban a Crab Island. Y Crab Island es Vieques.

NR-V: ¿Y qué tipo de preguntas les hacían a las personas entrevistadas?

DC: Por ejemplo les preguntaba ¿en qué año llegó a Santa Cruz? ¿Cómo llegó? ¿Qué causó el que él decidiera venirse a Santa Cruz? ¿Qué estaba pasando en Vieques? ¿Cómo su familia reaccionó?¿Cómo lo recibieron en Santa Cruz?

NR-V: Y que usted recuerde ¿qué cosas le contaban?

DC: Pues mira por ejemplo… el dolor de dejar su islita de Vieques. Las lágrimas que vertieron en el camino por el mar. Los viajes desastrosos en unos barquitos pequeñitos de vela. Todo el mundo iba enfermo en el viaje. Llegar a Santa Cruz, encontrar que los daneses los examinaban para saber si tenía gusanos. Y les decían… “usted tiene gusanos. Tiene que virar pa’ tras.”A los puertorriqueños les decían hook worms o sea queriendo decir que el puertorriqueño tiene gusanos. Eso era una excusa para discriminar contra el inmigrante. Cuando llegaban a Christiasted o Fredericksted los examinaban y si le caías mal a la persona a cargo te devolvían y tenías que virar pa’tras.

NR-V: ¿Qué le contaron las personas de su experiencia una vez llegaron a Santa Cruz?

DC: Enseguida se comunicaban con personas que ellos conocían en Santa Cruz, y a veces los iban a buscar a caballo o en bueyes. Los llevaban a donde tenían amistades o familiares. Vivían en unas comunidades que parecían cuartelillos. Una casa mal tasá tendría diez pies de ancho por doce de largo. El lugar se le conoce como Bethlehem porque ahí está la central. En aquella época nosotros campeábamos por nuestro respeto.

NR-V: Por lo que nos dice, muchos puertorriqueños vinieron a trabajar en la caña, pero también algunos migrantes de Vieques trabajaron en la industria del carbón. ¿Me podría hablar de eso?

DC: Bueno es que una cosa lleva a la otra. Por ejemplo una de las personas a quien más cariño yo le cogí fue a Don Capuleto, alias Benigno Rodríguez. Don Capuleto alias Benigno Rodríguez Don Capuleto era carbonero. Entonces, él tenía una guincha, que ahora le dicen pick-ups, pero en puertorriqueño eso era una guincha. Él tenía un sinnúmero de carboneros que trabajaban para él. Él lo que hacía era que él recogía el carbón que otros puertorriqueños hacían, y así se hizo agente de carbonero. Ese oficio yo nunca lo había visto en mi vida pero él lo creó y aquí funcionó. Eso te da un ejemplo de la creatividad y la ingenuidad del puertorriqueño. Este señor vivía muy bien porque para aquella época, el carbón, era como decir la electricidad. O sea, que él iba por toda la isla vendiendo carbón y hacía un dineral. Don Capú tenía el control del carbón. Recogía el carbón de los carboneros y daba una vuelta por toda la isla vendiendo. Tenía una industria.

NR-V: ¿En sus entrevistas pudo recoger alguna historia de algún pequeño comerciante de esos que vinieron aquí?

DC: Sí. Mira, por ejemplo, la familia Suárez de Fredericksted vino y montó un colmadito pequeño, y terminó con un supermercado. Era aquello algo grande. Ellos eran unas personas muy especiales. Si tenías chavos comías, y si no tenías chavos comías también. O sea, tenían un corazón muy grande.

NR-V: ¿Es verdad que los colmados que pusieron los puertorriqueños aquí fueron los primeros en tener cosas como neveras y vitrinas?

DC: Aquí los puertorriqueños trajeron neveras, estufas, los zapatos. Aquí los K-mart y las tiendas por departamento de antes eran de los puertorriqueños.

NR-V: ¿Estas personas ya tenían un capital o comenzaron de cero?

DC: Bueno algunos tenían sus ahorros pero otros comenzaron de cero. Otros ya tenían experiencia como comerciantes y siguieron en eso cuando llegaron aquí.

NR-V: ¿Por qué se interesa en el retrato cómo foco fotográfico?

DC: Yo empecé mis estudios en arte en Puerto Rico para la década de los 60’s. Estudié con Domingo García, Tufiño, Roberto Alberty, Carlos Raquel Rivera, Lorenzo Homar y pues, yo estaba en eso. Vine a Santa Cruz un verano y me enamoré de la isla.